El último baile de Zidane

El último baile de Zidane en un campo de fútbol tuvo lugar en la final de la Copa del Mundo de la FIFA 2006, el 9 de julio, una última y memorable actuación en el Estadio Olímpico de Berlín, Alemania.

Zidane, entonces con 34 años, ya había anunciado que la Copa del Mundo de 2006 sería su última competición como jugador profesional. Francia, liderada por Zidane, había llegado a la final y se enfrentaba a Italia en un partido muy esperado.

Pero volvemos un poquito atrás para intentar de entender lo que pasó ese dia.

La historia de Zinedine Zidane en el fútbol es una montaña rusa de emociones, repleta de momentos de gloria y tragedia que han dejado una marca indeleble en la memoria de los aficionados al fútbol de todo el mundo. Desde su ascenso a la cima del deporte hasta su dramática salida en la final de la Copa del Mundo de la FIFA 2006, Zidane cautivó a millones con su habilidad técnica y su gracia en el campo.

Un poquito de historia

Su historia en los torneos internacionales comenzó en 1998, en la final de la Copa del Mundo en su país natal, Francia. En un momento emblemático que quedará grabado en la historia del fútbol francés, Zidane emergió como el héroe nacional al anotar dos impresionantes goles de cabeza contra Brasil, asegurando la primera victoria de Francia en la Copa del Mundo.

Dos años más tarde, en la Eurocopa 2000, Zidane demostró una vez más su genialidad al liderar a Francia hacia la gloria, consolidando su estatus como uno de los mejores jugadores del mundo. Sin embargo, su carrera sufrió un revés en el Mundial de 2002, cuando una lesión lo dejó fuera de los dos primeros partidos, su vuelta contra Dinamarca no fue suficiente para dar la vuelta y Francia quedó fuera.

La Eurocopa de 2004 también terminó en decepción para Zidane y su equipo, con una derrota sorprendente ante Grecia en la final. Tras este amargo desenlace, Zidane decidió alejarse temporalmente de la selección francesa, aunque su ausencia fue breve.

Una copa del mundo casi perfecta

El regreso de Zidane a la escena internacional en el Mundial de 2006 fue recibido con gran expectación por parte de los aficionados franceses. Sin embargo, el camino hacia la gloria no fue fácil. En la fase de octavos de final, Francia se enfrentó a España en un partido tenso y disputado, donde Zidane brilló con destellos de su genio característico.

Pero fue en el enfrentamiento contra Brasil en los cuartos de final donde Zidane alcanzó su cúspide. Con una actuación magistral, el maestro del fútbol guió a Francia hacia una victoria memorable sobre el equipo brasileño, demostrando una vez más su capacidad para brillar en los momentos más importantes.

El inicio del partido se vio marcado por el gol de Zidane con una panenka ante su amigo Buffon. Italia volvió al partido con un gol de Marco Materazzi unos minutos después con una pase magistral de Andrea Pirlo.

El partido se desarrolló con una intensidad creciente, pero ninguno de los dos equipos logró marcar durante el tiempo reglamentario y la prórroga. A medida que la tensión aumentaba y se vislumbraba la posibilidad de una tanda de penaltis, ocurrió lo inesperado en el minuto 110, poco después que Zidane dio otro cabezazo, menos famoso pero Buffon lo sacó con una atajada maravillosa.

En un giro dramático, Zinedine Zidane, hasta entonces maestro de la calma y el control, se vio involucrado en un incidente que marcó su última aparición en el campo. Mientras se encontraba frente a Marco Materazzi, Zidane lanzó un cabezazo al pecho del italiano, lo que resultó en su expulsión inmediata.

Las premisas de la VAR

El cabezazo de Zidane se convirtió en la imagen emblemática de esa final y tuvo un impacto significativo en el desenlace del partido. Fue tal vez las premisa del VAR, el árbitro Horacio Elizondo no lo vio directamente, pero su ayudante a través de un televisor lo vio, advirtió el principal y decidieron expulsar a Zidane. Francia finalmente perdió en la tanda de penaltis (5-3) ante Italia, pero la escena del cabezazo quedó grabada en la memoria como uno de los momentos más controvertidos y trágicos en la historia del fútbol.

La carrera de Zidane, que concluyó de manera abrupta ese día, fue una mezcla de genialidad, gracia y, lamentablemente, de una final de la Copa del Mundo que tomó un giro inesperado. A pesar de este episodio, Zidane sigue siendo una de las leyendas del fútbol mundial.

¿Habrá un nuevo episodio de este estilo con la carrera de Paul Pogba? Entérate de todo sobre su suspensión.

Síguenos en las Redes Sociales